¿DIVORCIO MATERIAL?

En días recientes se publicó una tesis muy interesante, emitida por un Tribunal Colegiado de Circuito (TCC) en Materia Civil del estado de Nayarit, que saca a la luz un concepto que será relevante en los próximos años: el DIVORCIO MATERIAL. Pero antes de entrar al tema, pongamos un poco de contexto.

En México, las leyes son emitidas únicamente por el Poder Legislativo, Localo Federal. Ante una ley, cabe que el Poder Judicial de la Federación, exclusivamente el Federal, pueda interpretar si una norma se apega o no al marco constitucional, y en caso de considerar que no, tiene facultades para decretar su inaplicabilidad por ser “ilegal”, pero sólo a petición de parte y con beneficio exclusivo al que lo hace valer, esta es la llamada “Formula Mariano Otero”. Todo lo anterior, lo conocemos como Juicio de Amparo, de él, derivan las Tesis y las Jurisprudencias.

El artículo 215 de la Ley de Amparo señala que “La jurisprudencia se establece por precedentes obligatorios, por reiteración y por contradicción”, la primera es establecida por la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), la segunda por los TCC, por la emisión de 5 sentencias ininterrumpidas en el mismo sentido, sin una sentencia en sentido contrario, y la última, cuándo hay criterios diferenciados, entre TCC o entre las Salas de la SCJN.

Lo relevante de una Jurisprudencia, es que todos los tribunales, de todos los niveles hacia abajo del emisor están obligados a aplicar la misma, la cual, puede ordenar que una Ley o un artículo particular, se dejen de aplicar, o modificar el sentido en que se promulgaron.

Cuando se emite una resolución de Amparo, vía sentencia emitida por un TCC o una de las Salas de la SCJN, se le denomina Tesis. Es el caso que nos ocupa. Hablamos de una emitida en Nayarit, y aunque su aplicación no es obligatoria todavía, viene a definir un concepto muy interesante, respecto a un conflicto en la disolución de una Sociedad Conyugal, el TCC determinó que “la sociedad conyugal deja de surtir efectos frente al consorte que le favorezca, por su abandono injustificado del domicilio conyugal por más de seis meses, pues para dicha sociedad la separación actualiza la disolución de facto del vínculo matrimonial”, y más adelante determina con mayor contundencia “porque en los hechos las consecuencias son todavía más cuando hay una separación de hecho que un formalismo que es la declaratoria de la disolución del vínculo matrimonial, incluso, de conformidad con el artículo 17 de la Constitución General que prevé que tiene que privilegiarse el fondo sobre los procedimientos o las formas”.

Es evidente que nos dirigimos, jurídicamente, a un momento en que el matrimonio civil, al igual que algún otro contrato, será cada vez más fácil de dar por terminado. Una cuestión que, si se regula adecuadamente, no tendría que dejar en indefensión a las partes o a los terceros. Estemos atentos a esta evolución jurídica, un avance real desde el Poder Judicial.

Más del mismo autor:

2023-12-03T09:40:27Z dg43tfdfdgfd